Imposición de la Encomienda con Placa de la Orden de Alfonso X el Sabio por la Ministra de Educación y Cultura, Dª Esperanza Aguirre y Gil de Biedma.
Palabras de agradecimiento.
Madrid, Hotel Ritz, 3 de diciembre de 1998


Las exigencias de la agenda de la Ministra que han obligado a reestructurar este acto, traen como consecuencia que mis palabras tengan que ser forzosamente cortas. Quisiera, sin embargo, que quedara claro que esta brevedad, hablando en términos matemáticos, está en razón inversa a mi agradecimiento por la condecoración que acaba de imponerme. Agradecimiento que es muy grande. Y lo es por tres razones.

La primera, por haber sido suya la iniciativa de la condecoración, dándome una prueba más del afecto con que me distingue y que es el que, sin duda, ha jugado el papel decisivo a la hora de apreciar, en forma benévola, mis méritos para ingresar en la Orden de Alfonso X el Sabio.

La segunda, porque decidió venir ella misma a imponerme la encomienda, realzando con su presencia la cena organizada por la Fundación Independiente, con motivo de mi ochenta cumpleaños.

Y la tercera, porque, habiendo visto posteriormente alterado su programa, por razones de su cargo, no ha querido anular el plan que se había trazado, cosa que hubiera sido totalmente comprensible, sino que, a costa de imponerse un notable esfuerzo, ha mantenido su propósito para, en este acto previo a la cena, entregarme la condecoración.

Comprenderás pues, querida Esperanza, que, aunque en forma escueta pero de todo corazón, te exprese mi gratitud, al tiempo que te ruego que tengas la amabilidad de hacer llegar a Su Majestad el Rey, Gran Maestre de la Orden, con mi agradecimiento, el testimonio de mis sentimientos que, como Él bien sabe, son de respeto y afecto a su augusta persona y de lealtad a la Corona que encarna. Muchas gracias.


Página principal   ·   Página anterior


© 1998-1999. Rafael Termes